lunes, 23 de mayo de 2011

Felipe Pigna: “Ni el gobierno ni Clarín me bajan línea”

FICHA:
"Historias de nuestra historia"
Nacional, AM 870.
Domingo de 13:15 a 14
Conducción: Felipe Pigna
Con Roberto Martínez.
Producción: Martín Pigna (su hijo).

“Cada domingo se habla de un tema vinculado al pasado. No necesariamente de historia, puede ser también de literatura u otras cosas. Es un horario lindo porque tenemos muchos docentes que nos escuchan, y la gente está cocinando o haciendo el asado”.


De acuerdo con los lugares comunes de la cultura nacional, si de alguien se decía que es “el más mediático de los historiadores”, esa afirmación estaba a años luz de ser un elogio. Más bien todo lo contrario. Sin embargo, al profesor Felipe Pigna no le molestaría el título (o mote, según se vea) porque sabe que el soporte en el que él difunde su trabajo no va en desmedro de la calidad final de su producto. Su filosofía es: “Si lo que hago es bueno, ¿cuál es el problema de que le llegue a la mayor cantidad de gente posible?”. Con ese espíritu encara su envío de los domingos al mediodía por Radio Nacional.
-Es un programa más monográfico que aquel de radio Mitre.
-Sí, más parecido a las columnas que hacía en “¿Cuál es?”, el programa de Mario Pergolini hace un tiempo. Estoy muy contento por la repercusión que estamos teniendo. Eso te hace pensar que vas por el buen camino.
-¿Va grabado?
-Sí, no podríamos salir en vivo si queremos sostener el nivel de producción que tiene el programa. Tiene muchos cortes de audio y grabaciones. De hecho, uno de los fuertes de "Historias de nuestra historia" es el uso que se le da al archivo de Radio Nacional, que es muy rico y no siempre puede ser utilizado de esta manera por las temáticas de los diferentes envíos. La verdad es que esta gestión puso mucho énfasis en recuperar y poner en funcionamiento ese archivo y digitalizarlo. Aporta muchísimo, sería una pena no utilizarlo.
-Y también tenés el propio.
-Sí, claro. Yo aporto la colección de material que pude ir juntando a lo largo de los años de búsqueda. Está bueno combinar las dos cosas.
-Sos de los pocos que trabaja en los medios públicos y en Clarín al mismo tiempo. ¿Quedaste en el medio del fuego cruzado de la pelea entre el grupo de medios y el gobierno?
-Mi concepto es el siguiente: creo que Clarín es un lugar defendible, de mucha lectura y alta difusión. Se pueden publicar sobre personajes de la historia y sus ideas que es bueno que la gente conozca. A pesar de que mi postura ideológica es conocida, en el diario nadie me molesta ni me modifican el material que les mando cada semana. Tampoco me bajan línea. Puedo escribir lo que quiero y en el tono que lo hice siempre. Eso es lo importante, por lo tanto no se me ocurre ningún motivo para irme. Por otra parte me tratan muy bien en los “dos bandos”. Ni el gobierno ni Clarín me bajan línea porque la gente inteligente de ambos lados entiende lo que hago en cada lugar. Y el que no lo quiere comprender… bueno, generalmente es porque tiene mala fe.
-¿Quiénes?
-No importa. Pero escucho muy seguido boludeces del estilo “¿qué hacés trabajando ahí?” “¿No ves que los legitimás?” y cosas por el estilo.
-Parecido a lo que le pasaba a Alejandro Dolina en Radio Diez. Él pedía que le juzgaran el producto y no el contexto.
-Como sea, uno tiene que estar muy seguro de lo que hace. Lo que me enoja es que está claro que no me leen. En Viva (la revista del domingo de Clarín) publique un artículo sobre la colaboración civil durante la dictadura y no dijeron ni mu. En tanto no sienta que alguien me está presionando, no me iría. Pero, si es necesario, hago una salvedad: escribir en la revista es mucho más relajado que en el diario. De hecho, estaba en el diario y me pasaron a la revista. Eso también pasó, pero insisto en que sigo haciendo lo de siempre sin que nadie me moleste.
 
Gustavo Masutti Llach

Revista Ahora - Diario Crónica
Buenos Aires - Argentina
22 de mayo de 2011
Fotos: Nahuel Ventura


domingo 19 de noviembre de 2006

Felipe Pigna: “Apuesto a no caer en el ‘fast food’ histórico”



domingo 30 de enero de 2005

Felipe Pigna: "Hay tres profesiones que se parecen: periodista, historiador y psicoanalista"