miércoles, 6 de septiembre de 2000

Carlos Varela : "Pido la colegiatura para el periodismo".

"Lo último que hace un periodista antes de que cierren el cajón es escribir su lápida". Su estilo es polémico, llano y frontal. Por eso, desde sus dos programas en Radio Libertad, AM 950, Carlos Varela genera odios y amores en quienes lo escuchan. Empezó en el periodismo a principios de los '60 detrás de las cámaras de Canal 13 y llegó a entrevistar a Augusto Pinochet, Francisco Somoza, François Mitterrand y al Papa Juan Pablo II entre otros. Hoy conduce "Varela punto com" (lunes a viernes de 6,00 a 9,00) y "Regresando" (lunes a viernes de 17,00 a 20,00). "Creo que fui el primero en hacer una 'primera mañana' y una 'vuelta' en Radio Del Plata y El Mundo hace más de quince años", aventura.
-¿Cuáles son las principales diferencias entre los dos horarios?
-A la mañana son todas notas breves con muchos títulos e informaciones de servicio. La tarde es más laxa, tranquila y se puede desarrollar mejor un tema porque el oyente está en otra posición. De 6,00 a 9,00 el oyente se está afeitando, duchando o saliendo a la velocidad del rayo. Me siento más cómodo a la tarde. De hecho, a la mañana le pongo un poco más de tiempo a los títulos porque mi slogan es "pocas noticias pero bien tratadas". Me parece más adecuado hacer un background al oyente y explicarle por qué pasa lo que pasa. Si uno da sólo el título es como si le tira a la gente un bife de chorizo crudo. Con eso no se puede alimentar.
-¿Cuál es su "target"?
-Gente de 30 años con aspiraciones socioeconómicas medio y altas y que le exigen a la radio más de lo que tradicionalmente le da.
-¿Este público se dio o lo buscó porque es el más codiciado por los anunciantes?
-Lo busqué desde el principio, en 1972, porque quería gente que estuviese capacitada para reflexionar, rebatir o debatir. Del otro sector hay mucha gente que se ocupa. Además mi público tiene la ventaja de que es el buscado por las aerolíneas, los celulares y las tarjetas de crédito.
-¿Se está fragmentando cada vez más el mensaje radial?
-Los programas de la mañana se hacen muy fácil porque hay catorce diarios que la gente no leyó todavía. Le agregan un poco de gritos y música carnavalesca y llenan tres o cuatro horas. Hay una diferencia entre el comunicador y el periodista. Este último puede dar un marco referencial mientras el otro simplemente lee. Si te sentás ante un tema y tratás de desentrañarlo eso es más difícil y requiere de una formación universitaria. A la mañana hay muchos programas de radio pero no sé si la gente está informada.
-¿Quiénes son los comunicadores y los periodistas de la mañana?
-Nombro algunos que respeto con todas las diferencias de criterio que puedo tener. Magdalena (Ruiz Guiñazú) tiene autoridad en muchos rubros, Nelson Castro también. El estuvo trabajando conmigo muchos años y es muy serio y estudioso en varios temas. Daniel Hadad es más joven pero tiene muchas horas de vuelo y un gran equipo atrás.
-¿Ari Paluch y Roman Lejtman?
-Me quedo con Nelson Castro, que tiene una formación universitaria que le da otro nivel de profundidad y respeto. Porque cuando uno no sabe de un tema debe contratar a un especialista o sacarlo por teléfono. Pero a la mañana se escucha que hablan de derecho constitucional, economía, finanzas, sexo en Estambul o lo que venga. Un periodista no puede hacer eso. Debe hablar de lo que sabe o callar y consultar.
-Fernando Bravo me dijo que es un "locutor curioso".
-Eso es muy valioso. Porque ahora ex-futbolistas, ex-jueces y hasta ex modelos conducen programas. Por eso pido la colegiatura para el periodismo. Para que decida quién puede y quién no puede trabajar aunque a las empresas no les convenga porque deberían pagarles lo que valen.
-¿Dónde hay colegiatura?
-Chile, algunos países escandinavos y en Estados Unidos es mixto según los estados.
-¿No sería limitar el acceso a una gran cantidad de gente a los medios?
-Ese es el mismo argumento que el de la universidad con ingreso irrestricto. En Cuba, por ejemplo, nadie va a estudiar si no amerita que es valioso para la sociedad. Uno ve en Italia, Canadá o Estados Unidos a sesentones frente a la pantalla que están por lo que saben, no porque son galanes. Aquí una ex modelo, novia del programador de turno puede conducir un noticiero. Esto pasó, pasa y no tiene visos de cambiar. Además, aquí el periodista primero expone su ideología y luego va a la noticia, cuando debería prescindir de su ideología. Yo no puedo pretender que es bueno sólo lo que a mí me conviene. De hecho reconozco las bondades de algunos gobiernos socialistas a pesar de ser un amante de la libertad.
-¿Qué opina del gobierno de De la Rúa?
-Nunca en tan poco tiempo un gobernante perdió tanto crédito como él. Es altamente ineficaz, tiene una gran pirotécnia pero los de la Alianza demostraron que son tan corruptos como los peronistas o cualquier otro. Ellos criticaban la vida del presidente Menem, sus viajes y las actividades de sus hijos. Ahora hacen exactamente lo mismo. Al avión de De la Rúa subió gente cuyo mayor mérito es ser familiar o vecino del presidente.
-¿El menemismo?
-Hizo muchas cosas buenas y al tiempo, malas. Argentina pudo haber salido hacia una mejor administración de la cosa pública. Si la gestión de Menem hubiese sido menos corrupta y con un cordón de protección social, hubiera pasado a la historia. Con todo, lo prefiero al gobierno actual, donde se ve el odio que se tienen el presidente y el vice.
-¿El gobierno de Alfonsín?
-Pudo haber sido el eje de la pacificación nacional y convirtió el suyo en un gobierno de revancha. Además de un fracaso en lo económico y social. Hoy es un buen puntero político.
-¿El Proceso Militar?
-Fue un horror en todo sentido.
-¿Hoy podría trabajar en Canal 7?
-No. Salvo dos o tres, los funcionarios ni me atienden el teléfono. Durante el gobierno de Menem yo llamaba a Olivos o a la Casa Rosada y a veces el ex presidente salía al aire sin cuestionario previo y con temas ríspidos como los guardapolvos de Bauzá.
-¿No quedó pegado al menemismo?
-Voy a contarte algo: hace 35 años que soy amigo de De la Rúa. Pero él hoy no saldría al aire con Varela porque está acotado por un ejército de jóvenes turcos que le dicen con quién debe hablar.



Gustavo Masutti Llach
Revista Ahora - Diario Crónica
Buenos Aires - Argentina
Septiembre de 2000




4 comentarios:

Graciela dijo...

Cómo me gustaría saber qué opinaría el queridísimo Carlos Varela del gobierno que nos toca vivir en estos tiempos.

Anónimo dijo...

Como se extraña, hoy en dia, despues de tantos años de democracia ..un periodismo pensante !! ..lamentablemente en Argentina "el pais que nunca fue"...todo se pierde hasta esto.

Cris dijo...

si, realmente se extranian estos provocadores de pensamiento y reflexion. Carlos Varela es recordado gratamente. Mis respetos a su familia.

Olegario dijo...

Nadie ha podido reemplazar a Carlos Varela. Un afectuoso recuerdo de un oyente agradecido.