domingo, 27 de diciembre de 1998

Roberto Perfumo: "Los diálogos de los protagonistas con ex-protagonistas no son iguales que con periodistas".


"Me siento bien. Afianzado en el periodismo. Es como empezar a jugar al fútbol. Cuesta, pero lo tomo como un ejercicio y trato de aprender algo nuevo cada día". Roberto Perfumo fue apodado "El Mariscal" en sus tiempos de jugador, cuando en los ´60 y ´70 manejaba los hilos de la defensa vistiendo la camiseta de Racing, River o de la Selección Nacional. Hoy es uno más de los personajes del deporte que se suma al periodismo. Tras un exitoso y relativamente corto período como entrenador, escribió un libro ("Jugar al fútbol"), empezó a aparecer como columnista en programas de fútbol ("Fútbol por expertos" y transmisones de partidos del juvenil, como comentarista) y por fin llegó a la radio. "Siempre estuve en Splendid -aclara-. Primero tuve un programa con Silvio Marzolini de lunes a viernes de 23 a 24. Después él se fue a trabajar con Hugo Porta a la Secretaría de Deportes y me quedé solo. Desde hace cuatro meses cambié de horario y hoy, "Perfumo, el fútbol y la gente" va de lunes a viernes de 12 a 14".
-¿Cuál es la estructura del programa?
-Hablo del juego y trato de transmitir la experiencia que pude recoger como futbolista. La radio es un fenómeno de imágenes impresionante. Tenés que explicar todo basándote en la imaginación del oyente. Fue un ejercicio duro acostumbrarse. También sacamos al aire a los oyentes, que opinan libremente, y tenemos entrevistas por teléfono y en el estudio con futbolistas retirados y activos.
-¿Te costó al principio?
-Tuve que entrenarme y empecé con el lógico "cagazo" de todo primerizo. Por suerte estoy bien rodeado por mucha gente experimentada y el ambiente es muy relajado. Queremos que esa misma soltura se note por el micrófono.
-¿Cuál es la diferencia de tu programa con los demás? En tu horario están Fernando Niembro y Horacio García Blanco en otras radios hablando de fútbol.
-Los diálogos de los protagonistas con ex-protagonistas no son iguales que con periodistas. Siempre hay un cuidado especial que conmigo los jugadores no ponen en juego. Hace un rato hablaba con Pernía y a cada momento él decía "vos sabés cómo es esto...". Eso facilita que el programa tenga otro enfoque. Siempre hay alguna anécdota, una vivencia o un concepto.
-¿Qué te piden tus oyentes?
-Que hable del juego y no de chusmerío como los demás. Quieren saber lo que pasa adentro de la cancha y no tanto lo de afuera.
-Cuando estabas con Marzolini (dos directores técnicos) se la pasaban "buceando" en cuestiones tácticas y dejaban un poco afuera al hincha "de tablón".
-Es cierto. Somos dos profesionales y nos entusiasmábamos. Ahora lo corregí y el programa es más fresco. El desafío es poder transmitirle a la gente común la visión del profesional y del que vivió el juego. El hincha es irracional e ingenuo. Su mirada es pura. Nosotros "laburamos" de esto, es una gran diferencia.
-Pasando al fútbol. ¿Este Boca casi campeón tiene muchas de esos elementos que le llenan los ojos a los profesionales y un poco menos al hincha común?
-Sí, claro. Bianchi logró poner en la cancha algo sencillo: el arquero ataja, los defensores defienden y los de arriba hacen goles. Eso que parece tan simple es muy difícil de conseguir en el fútbol. Boca es un gran ejemplo de equipo.
-¿Cómo logró eso?
-Primero apartó a los jugadores de todo lo que es la parte institucional. Se llamaron a silencio y a "laburar". Con perfil bajo.
-¿Boca es el mejor cuadro del año?
-El Vélez de Marcelo Bielsa también fue bueno. Pero me parece que este equipo tiene más potencial. Si es que no pasa lo de siempre: los planteles se empiezan a desarmar, se venden jugadores y se pierden sociedades que funcionan bien en la cancha. Veremos qué pasa. Por lo menos hay una promesa de Mauricio Macri de no vender a nadie hasta junio. Pero por la organización de los torneos, Boca recién jugará la Copa Libertadores del 2.000 y va a ser otro equipo, seguramente.
-Estás alejado de la dirección técnica.
-Lo último que dirigí fue Gimnasia y Esgrima de La Plata en el ´94 y ganamos aquella famosa "Copa Centenario". A partir de entonces me empecé a volcar al periodismo y, aparte, soy director de la empresa "Cracks" que prepara chicos desde 14 a 18 años y tiene base en Deportivo Italiano. Allí hago docencia y me encanta.
-No es la primera vez que tenés un paréntesis en tu carrera deportiva.
-No, en el ´81 saqué mi línea de ropa y me había ido bien. Hasta el ´91, que volví a dirigir Racing y se me prendió ese fuego de nuevo. Aquel equipo de la "Academia" estaba para grandes cosas. Estaba Borelli, Carranza, Marini y Fleita. Todos jovencitos. Pero Racing es así: impredecible. Fijate que ahora que hay un ciclo que va por el buen camino (el de Angel Cappa) y termina abruptamente.
-¿Nunca más te llamaron de algún club?
-Sí, pero me negué. No tenía entusiasmo.
-Vos fuiste un eximio "número dos". ¿Qué defensores jóvenes ves con proyección para jugar el mundial del 2002?
-Walter Samuel, el marcador central de Boca. Y el "Ratón" Ayala, que ya tiene una gran experiencia internacional. Pero Samuel es la gran promesa de los defensores clásicos argentinos. Es un jugador bárbaro.
-¿Qué le falta para confirmar todo lo que promete?
-Jugar, porque tiene todo. Nada más le falta desarrollarlo del todo. Lo va a hacer cuando tenga 100 partidos más en la primera de Boca. Tiene una gran vocación defensiva, fuerza para cruzar y no es "patrullero del área" sino que sabe "leer" el juego. Encima es humilde en serio. Sin verso, porque tuve oportunidad de hablar con él. Y es muy fuerte en el choque. Estamos hablando de un pibe de 1,83 y 80 kilos, no es joda. Yo pesaba 75 y medía 1,80. Y Samuel no "arruga". Eso en Boca es fundamental.
-¿Y del resto?
-Está la potencialidad de los jugadores nuevos que siempre aparecen. Supongo que Néstor Pékerman va a preferir para el Sub-23 algunos chicos que él conoce bien porque vienen trabajando desde hace un tiempo juntos. Tal es el caso de Juan Román Riquelme.
-¿Funcionará la fórmula "Pékerman, director general de selecciones y Bielsa entrenador de la selección mayor"?
-Va a haber una mezcla interesante entre la táctica de Bielsa y el gusto y el trabajo de Pékerman. Néstor no es lírico ni come vidrio. Me parece es un verdadero milagro para el fútbol argentino. El consiguió integrar el valor del talento con la disciplina adentro de la cancha. Pienso que la dupla va a funcionar. Lo que la va a llevar adelante es la capacidad de las personas involucradas. Tanto Bielsa como Pékerman saben escuchar. Es algo nuevo que puede ser muy interesante.


Gustavo Masutti Lach
Revista Ahora- Diario Cronica
Buenos Aires - Argentina
Diciembre de 1998

1 comentario:

Miolas dijo...

Gustavo, mi nombre es Diego Miola y soy parte de www.JurassicRadio.com.ar

Me gustaría contactarme con vos ya que tus entrevistas son más que interesantes y quería ver la posibilidad de reproducirlas en Jurassic.

Saludos !