lunes, 8 de junio de 2009

Carlos Rúa, el Loco de la Colina: “Qué tonta es la gente, no se da cuenta de que pensar es divertido”.


FICHA

“El loco de la colina”

Radio Uno, FM 103.1

Lunes a viernes de 23 a 1.

Conducción: Carlos Rua

Con: Tom Lupo.

“Estoy menos combativo que en los ’80. Me dedico a divertirme, y eso deviene en un programa más distendido. Por suerte recuperé a Tom Lupo, que está muy bien y es una gran oreja”.


Los que los escucharon alguna vez nunca lo olvidaron. No sólo por su particular personalidad, (“puede ser que sea un poco soberbio”, reconoce con un espejismo de timidez) tono de voz y su manera de decir, sino fundamentalmente por el contenido. Carlos Rua es un trasgresor en el verdadero sentido de la palabra. Un hombre que en los albores de la democracia ya provocaba y sacudía desde la noche de la AM cuando todavía la radio se estaba acomodando y no conocía sus nuevos límites de expresión. Pero además inventó su propio lenguaje de comunicación, fue el primero en lanzar consignas humorísticas para que los oyentes participen y, sobre todo, incorporó la poesía a la música, las palabras y los silencios propios de la radio. Hoy está en Radio Uno y mantiene el mismo espíritu polémico.

En la primera mitad de la década del 80 Carlos de la Rúa (luego lo cambió por Carlos Rúa para que no lo relacionen con alguna otra figura pública) se convirtió en “El loco de la colina” y desde Radio Excelsior sacudía las noches con provocación, poesía y humor absurdo. Fue muy escuchado pero no masivo ni marcó tendencia. Lamentablemente. Su espíritu indomable lo llevó a deambular por diversas radios de escasa llegada y su popularidad se diluyó. Se volvió de culto. Ahora, y gracias a que Juan de Anta, el director de Radio Uno, FM 103.5 era uno de sus fans, volvió a ser convocado pero en una emisora de alto perfil. Y allí está, desde hace tres años, de lunes a viernes a las 23. Igual de brillante, aunque menos combativo: “Este programa se parece más a lo que soy. Y lo hago con un criterio de distensión. Voy a la radio a pasarla bien. Estoy menos heroico que en aquella época”.
-Levantabas la bandera de la poesía pero el impacto lo lograbas con el quilombo.
-Porque soy quilombero por naturaleza. Me enteré de que Hugo Guerrero Marthineitz está en un asilo el mismo día que Mirtha Legrand iniciaba la temporada número 41 de sus almuerzos por televisión. Esto me llevó a la conclusión de que estamos en un país que no es coherente. Los talentos terminan en los asilos y lo burdo es celebrado por un pueblo descerebrado. Me da lástima.
-Recuperaste a Tom Lupo.
-Sí, está muy bien en todo sentido. Eso hace que el programa tenga una dinámica bárbara. Él es una gran oreja que aporta lo necesario en el momento justo. Soy un genio y él un sabio, o al revés. Lo que le sigue costando es cuando meto los silencios. En los medios se olvidan de que la radio se forma de palabras, música y silencios. Tratan de llenar de palabras al silencio. Es como en una pareja: los silencios son importantes.
-¿Los oyentes lo toleran?
-Sí, porque me quieren mucho. Los otros días me escribió una chica de Alemania porque allá estaban muy interesados en escuchar a un tipo que habla de poesía auspiciado por hoteles alojamiento. No les voy a mandar nada pero me da orgullo.
-No hiciste escuela en eso tampoco.
-Porque los telos son un ghetto. No dejan entrar a nadie. Tenés que ser gallego.
-Pero dejaste las funerarias.
-Sí: “Si viaja en subte saque la cabeza afuera, se lo aconseja Casa Rivera”, “Zucotti hermanos te entierra fresco. Planes congelados hasta el próximo entierro”, “A pesar de sentirse fuerte como una mula, tarde o temprano lo enterrará Harrington Tarulla”. Ahora las dejé, debe ser porque como estoy más cerca de la muerte me da “no se qué”. Ya no es tan divertido.
-¿Cómo surge esta idea?
-Busqué lugares a los que nadie les vendía publicidad y fui. Siempre tuve un arreglo especial con las radios: me financiaba sólo. A veces compraba el espacio y otras, como ahora, la radio no me paga nada y yo me autogestiono. Lo hablaba con Marthineitz, justamente. No me va a pasar lo mismo que a él porque yo genero mi plata. Si no, desaparecés. Las radios no van ir a pérdida. A la noche nadie vende publicidad. Me enorgullece que la cultura esté auspiciada por telos. Es como el Orgón de Wilhelm Reich.
-¿Perdiste algo por ser independiente?
-No. Está todo escrito. Sé que nunca seré popular porque pensar asusta.

-Pero fuiste muy escuchado.
-Sí, todavía me saludan. Pero la masividad no se banca. Es un deterioro. Estar en el candelero te desgasta. La gente no lo entiende. Me dicen ¿por qué no editás? Como si todo tuviera que tener una salida por el lado de la producción. Escribo para sentirme bien, no para convertir el arte en negocio. ¿Por qué tendría que hacer eso con la radio? Sí, podría hacer un programa a la mañana y ganar mucha guita. Pero me tendría que levantar temprano, tardar un montón en cruzar la ciudad puteando por el tránsito. No disfrutaría nada. Ahora estoy contento, nadie me jode. Mis hijos me respetan, el dueño de la radio (Santiago Cetrá) también.
-¿Cómo se compone tu audiencia hoy?
-Los que contestan tienen todos seudónimos nuevos. Les doy poca pelota porque me tienen medio podrido. Mandan boludeces y tengo que parar el programa para leerlas. A veces no lo hago. Algunos pocos quedaron de aquellos.

-A mayor popularidad perdía vuelo el programa.
-Es lógico. La popularidad es un lastre para las alas.
-Es descorazonador. ¿No se puede ser masivo sin cortar el vuelo?
-Es muy difícil. La mujer del fondo vino el otro día y me comentó contenta: “Así que sos de Huracán”. De todo lo que había dicho sólo le había quedado eso. Hay muchas “mujeres y hombres del fondo”, es así, inevitable. Vivo en este mundo. Mi mujer decía el otro día: “Qué tonta es la gente, no se da cuenta de que pensar es divertido”.
-¿No hay ejemplos de gente que piensa y sea masiva?
-Antonio Carrizo y Martinheitz. Y yo, si estuviera a la mañana. Sería popular, aunque la gente no entendería una mierda. Se quedarían con la estructura. Pero me preocupan otros temas. Tato Bores era el ejemplo de lo intelectual masivo. Decía que si hubiera dedicado a estudiar el tiempo que tardaba en memorizar libretos hubiese tenido tres carreras universitarias.


Gustavo Masutti Llach
Fotos: Daniela Java
Mavirock Revista
Buenos Aires - Argentina
Junio de 2009


domingo 28 de octubre de 2007
Carlos Rua, el Loco de la Colina: “La creación es lo único que nos hace parecer a Dios”



miércoles 24 de julio de 2002
Carlos Rua, el Loco de la Colina: "Hago radio de culto"



18 comentarios:

Chuli! dijo...

Uh Loco! la escuché anoche a la entrevista en el programa del Loco. La buscaba para hacer un post en el blog del programa nuestro. Cito tu blog, de cabeza. Un abrazo desde Concepción del Uruguay, Entre Ríos.

Masutti Llach dijo...

esta es la versión completa. Hay otra en la página de Crónica, que es la que salió en la revista Ahora.
Abrazo, gracias por citarme.

Chuli! dijo...

Te agradezco, te agradezco te agradezco! de nuevo. Ya podes darte una vuelta: por nuestro blog

Ahora me sentare con mucho tiempo en estos dias a leerme el blog completo. Un abrazo!

Taurino dijo...

Che, la verdad que espectacular la entrevista loco, faltó el dato (que me puede hacer pasar por acosador) de donde esta la vinería adonde trabaja el grosso de Rua. Para ir, darle mis halagos y comprarle un vino... jeje.-


Adoré el blog.

Abrazo!

Gustavo dijo...

Está en Parque Patricios, sobre avenida Caseros. No te doy la dirección exacta porque él no la da. Pero no creo que tardes mucho en encontrarla ;-)

Silvio dijo...

“El loco” fue un gran compañero durante muchas noches en los 80 cuando salía por radio “Exelcior” una hora antes que Dolina, el cual emergía con Castelo por “El Mundo”. Recuerdo lo gracioso de las consignas, el humor, el absurdo, pero también los mensajes y seudonimos de los escuchas.
A su vez viene a mi memoria “Voz de Machimbre”, la cortina “Fornido Travestí” y algún tema de “Los Redondos” cuando eran realmente under.
Ahora lo escucho cada tanto (En Virrey del Pino a veces no engancho la sintonía) y me confirma que cuando se tiene hijos, estos crecen y uno se vuelve más... vulnerable.

Muy buena la nota.
Saludos cordiales y mucha buena onda para "El Loco".

Martin Cangini dijo...

Gustavo solo quería saludarte pero no encontré un mail para hacerlo. Anoche estuve en el centro cultural Caras y Caretas en la presentacion del libro de Martin Berrade, te vi, pero cuando quise saludarte te perdi entre la gente. Te mando un abrazo grande y decirte que sigo el blog desde hace bastante tiempo, van mis felicitaciones por él ya que es un gran aporte para la radio. (Martin de www.blogderadio.net)

Gustavo dijo...

Estuvimos todos ahí, pero no nos saludamos. Una pena. Escribime a masuttillach@gmail.com

hughestube dijo...

loca, lo más grossso...la tarjeta Ari Paluch!!!

hughestube dijo...

perdón...Loco!!

no soporto a la gente dijo...

Como dice el comentario de Silvio, era un combo: a las 12 El Loco en Excelsior y a la 1 Dolina en El Mundo.
De hecho, El Loco varias veces les pedía a sus oyentes que llamaran al programa de Dolina, tal vez tratando de colgarse de la masividad del NEgro.
Entre el 85 y el 87/88 lo escuché siempre al Loco. Descubrí a los Redondos por él, x ej. Incluso lo echaorn un par de veces, y después volvió.
Dejé de escucharlo cuando se fue a la mañana de Radio Buenos Aires a pasar música garpada.
Y dejé de respetarlo cuando se transformó en sparring del autodenominado "vendedor de putas" Jacobo Winograd en el programa de Mauro Viale/Mauricio Goldfarb.
Por eso me causa gracia que siga criticando "lo burdo" (palabra muy suya) y que hable de un pueblo descerebrado.

Pero sin duda fue un pionero: las preguntas y las repsuestas de los oyentes; los personajes, como el sacerdote Agnóstico Fernández, sus "vuelos" sobre Ji ji ji de los Redóndos...

Rodrigo dijo...

Tengo 24 años, y le agradezco al Loco cada vez que lo escucho. A una generación con un futuro totalmente incierto, solo nos abre la cabeza y nos permite pensar, gente que se expresa de esta forma y con esta sabiduría.

Escribo este comentario escuchándolo junto a otro grande como Tom Lupo.

Gracias Loco por tu locura!!

LORD_DE_LAS_NIEVES dijo...

Recuerdo ademas de lo ya escrito al sapoteronte y el territorio del infierno, la cortina era jiji de los redondos, y de los telos uno que me hacia gracia era que esconde el conde de olleros, de echo lleve varias mujeres a conocerlo jajaja.
hoy tengo 51 años y tengo mi propia radio en un pueblito llamado alberdi, aprendi mucho de el y de valores como martinheiz, caho fontana, nucha amengual y varios mas.
lastima que vivo lejos y a esa hora yo hago mi pograma de corte romantico.
abrazos muy buena nota.

leonardo dijo...

hola para todos la radio esta muy buena me gustaria saber que grupo canta en unas de las propagandas del loco dice haci cada ves que te veo nana me pongo a fantcear muchas gracias

Oscar dijo...

Muy buen reportaje, te felicito!!!
Oscar Doyle

Gustavo Masutti Llach dijo...

Gracias, Oscar.

Horacio dijo...

deshilachar la mortaja...soberana imagen! la de esta frace

abrazo Carlos

Juan de Los Palotes

Anónimo dijo...

Ja. Que bueno es tener noticiias del loco. Lo escuche por primera vez en la epoca del terremoto de Mexico. Esa noche tuvo una consigna acorde. Haciendo zaping con la radio AM, a mis 13 años, escuche la voz de Machimbre y desde entonces, nunca falté a la cita. Empezaba a las 0.00 hs con el loco y seguia a la 1.00 hasta las 3.00 con Dolina y Castelo. Estaba en 1ro de la secundaria, menos mal que iba a la tarde.
Con el Loco conoci a los redondos. A full con Semen-up y ji-ji-ji. Las cortinas musicales se completaban con el gallego Pedro Bastarrica. De su album Animal Amador, no podemos olvidar las canciones "O.C." (que decia Cabrales, o camembert..."), Caca con moco o Fornido travesti. Doy el dato para que lo busquen en YouTube. Tampoco podemos olvidar a Marchelo Logroncho, que usaba como cortina @No se tiren con migas@ de Edu y el Pollo. Busquen aca http://www.yumusica.org/Edu-Y-El-Pollo/. Bueno, los dejo nos vemos