miércoles, 2 de noviembre de 2011

Juan Pablo Varsky: “El vínculo político no modifica mi afecto”


A pesar de su juventud y de que no trabaja en medios “afines”, Radio Nacional premió por su trayectoria al hoy periodista de La Nación, Rock & Pop y 26 TV.


Orgullo y pudor, alegría y responsabilidad. Al tiempo que levanta el trofeo entregado en (y por) Radio Nacional, y encara al ilustre auditorio, poblado de prestigiosos y reputados colegas, en la cara de Juan PabloVarsky se evidencia la batalla de emociones que lo comen por dentro.
-Te dieron un galardón a la trayectoria a los 40.
-No lo puedo creer. En esta fiesta estuvieron homenajeados Hebe (de Bonafini, titular de Madres de Plaza de Mayo) y Leonardo Favio. Más allá de agradecerlo, no sabía dónde meterme. Gracias a Dios me salvó que antes premiaron a La Sole, que es más chica que yo. Me pega particularmente porque mi primer ejercicio de la profesión fue en la radio.
-Y fue Radio Nacional, a pesar de tu paso por TN y que escribís en La Nación.
(Se ríe)-Sí, y de que no reniego de nada de eso. También comenté la Copa Davis para el 13 hace poco... Me honra que me elijan. Mi etapa en TN fue muy valiosa, nos dimos mucho. Me fui cuando me pareció que ellos recibían más de mí que al revés. Era otro momento mío y de ellos. Tengo amigos ahí, a los que quiero. No pasa nada, el vínculo político no modifica mi afecto o mi relación con ellos.
-Además, el diario La Nación.
-Sí, escribo ahí aunque soy bastante crítico de su línea editorial. Coincido con muy poquito, lo digo y no se enojan. Lejos de quejarse, lo aceptan, y esa tolerancia y pluralidad habla bien de ellos.
-¿Estás bajo fuego cruzado en tiempos en que las diferencias ideológicas de los medios están en primer plano?
-Vale la pena cruzar algunas líneas. Eso en vez de inhibirme, me libera. Hay mucha autocensura y eso te juega en contra. Es cuestión de dar un paso. Los que estamos en posición de darlo, tenemos esa obligación. Igual, está muy claro todo, entendería que en futuro me digan que quieren que no labure más para un medio. Ni siquiera lo tomaría como un acto de censura. Es una elección. Algunas depende de mi, otras no. Trato de cuidar las que me corresponden.
-Alguna vez me reconociste que odiás que tu comentario de un partido tenga que limitarse a relatar la repetición sin agregar nada.
-Siiiií.
-El programa de Rock & Pop te obliga a tocar temas que no pasan por tu zona de confort: el deporte. En política o interés general a veces te debés ver obligado a “relatar la repetición” ¿o no?
-Coincido. Pero hay un equipo, ahí no todo depende de mi. Tengo gente que se despierta a las cuatro de la mañana para llevar su estado de ánimo a la radio y saber de qué hablan. Claro, también hay alternativas. Ponemos poca música y gracias a Dios las tandas son largas, porque quiere decir que somos viables económicamente. Entonces elegimos bien los temas. De todo no se puede hablar. Por decisión editorial, no hacemos policiales, por ejemplo.
-¿Vas a pasarte al periodismo político?
-De a poco estoy dando pasos para ese lado. Planifico mi carrera y calculo que después de los Juegos Olímpicos de 2016 no me veo como periodista deportivo con 45 años. Hoy me interesa más el día a día político que el deportivo.
-¿Victor Hugo Morales sería un modelo?
-Yo lo admiro, pero el Nene labura demasiado. No podría seguir su ritmo. Es impresionante. Me gusta jugar al tenis y al fútbol los fines de semana. No me saques eso porque me muero. Más la familia y los amigos. Igual, consumo programas que no haría, como el de Fantino de la tele o el de Mariano Closs en la radio.
-¿Seguirás en la Rock & Pop en 2012?
-Estamos negociando. Otros conductores se quejan, pero nosotros no tenemos nada que decir, por ahora. Los murmullos de los pasillos los escucho pero nada más.

Gustavo Masutti Llach
Revista Ahora - diario Crónica
Buenos Aires, Argentina
Octubre de 2011





Aquellos primeros años.

A pesar de su edad, Juan Pablo tiene una carrera extensa. Arrancó muy joven en los medios.
-Me vino a la mente cuando estabas en VCC con Carlos Juvenal.
-Uy, sí. Debuté ahí a los 18, el Negro fue mi maestro.
-Tenías cierta solvencia. ¿Por la impunidad de que el canal se veía poco?       
-Eso y que mi mamá era la directora del canal. Eso me obligaba a demostrar un poco más. Creo que no desperdicié la oportunidad.